Opinión: Convertir su llanto en regocijo

Fue una de las cosas más desgarradoras que he presenciado: Un grupo de 26 judíos olim (inmigrantes) se bajaron del avión en el aeropuerto Ben Gurión en Israel, y estaban tan hambrientos que inmediatamente corrieron hacia el McDonald’s del aeropuerto. Lo primero que querían hacer era comer.

Vinieron a Israel en un Vuelo de Libertad de La Fraternidad desde Venezuela, un país sumido en una desesperada caída económica. Es una catástrofe nacional que ha llevado a esta nación sudamericana al caos y al hambre generalizado.

En los supermercados en Venezuela, se forman largas líneas debido a la escasez de alimentos. La gente busca sobras de comida en la basura. Las personas han muerto a causa de las más simples enfermedades debido a una escasez crítica de suministros médicos. El crimen, incluyendo el secuestro, está desenfrenado. Venezuela se tambalea al borde del colapso económico total y la ruptura del orden público.

La crisis ha sido devastadora para la comunidad judía de Venezuela, que se estima en unas 10,000 personas. Hemos estado abasteciendo pedidos urgentes de medicinas y otras necesidades de esta comunidad asediada por problemas, pero la verdadera respuesta para ellos es aliyá: inmigrar a Israel. En su patria bíblica tienen seguridad, la promesa de una vida mejor, la amplia ayuda de La Fraternidad para su klitá (reasentamiento) y la oportunidad de practicar su fe libremente. Nos comprometemos a hacer todo lo posible para ayudar a los judíos de Venezuela a venir a Israel y construir nuevas vidas en el Estado judío.

Michal, una madre de tres hijos que bajó del avión ese día en Israel, lo expresó de forma muy simple: “Mi sentimiento ahora es que he regresado a mi patria”, dijo. “He vuelto a casa, y eso me hace muy feliz”.

Sus palabras me hicieron pensar en la promesa en el Salmo 30, versículo 5: “Si por la noche hay llanto, por la mañana habrá gritos de alegría”. Estoy muy agradecido con todos aquellos que están convirtiendo el llanto en regocijo para los judíos de Venezuela. Que los que han sufrido tanto experimenten plenamente la paz y la alegría de vivir en su patria bíblica. Y que todos podamos experimentar la alegría que proviene de conocer el don de Dios de shalom, la paz.

Rabino Yechiel Eckstein
Fundador y presidente
Share on Google Plus

About Gospel News Venezuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment