TITULARES

Opinión: Paz

La verdad vive sobre generaciones y cuando vivimos en Jesús, cada aspecto de nuestra vida debe estar contribuyendo al legado de la paz y la verdad para la siguiente generación.

Todos experimentamos luchas espirituales en la vida y sólo hay una protección disponible que nos lleva por encima de esta guerra: la armadura de Dios. Entender cómo funciona esta armadura será la diferencia entre vivir una vida plena y una vida que no lo es, y cuando pedimos a Dios que nos toque, nos llene de su poder y nos dé gracia para vencer a las tinieblas, nos estamos preparando para ponernos la armadura completa de Dios.
Jesús vino a destruir las obras del diablo en la Tierra de forma intencional y nuestra responsabilidad es ser "guardianes de la paz" de aquello que nos fue dado y hecho. Esto no significa podamos asumir una actitud pacifista cada domingo, sino que tenemos una responsabilidad de tiempo completo como mensajeros de la paz cada día de nuestra vida. 
Para ir a través de las zonas de combate en la vida, no necesitamos estar en las primeras líneas de la guerra espiritual. Necesitamos estar preparados para mantener lo que Jesús hizo por nosotros y nos dio en la cruz. De cualquier manera, no podemos hacer esto sin tener la armadura de Dios bien colocada.

Recuerda que debemos ponernos la armadura completa de Dios para mantener y reforzar la derrota de satanás, y que vivir en la zona de combate no es lograr la victoria, sino mantener en alto lo que Jesús se ganó en la cruz.

Lee, reflexiona y actúa de acuerdo a:  Colosenses 2:15, 1 Juan 3:8, 1 Juan 5:4-5.

Colosenses 2:15
De esa manera, desarmó a los gobernantes y a las autoridades espirituales. Los avergonzó públicamente con su victoria sobre ellos en la cruz.

1 Juan 3:8
Sin embargo, cuando alguien sigue pecando, demuestra que pertenece al diablo, el cual peca desde el principio; pero el Hijo de Dios vino para destruir las obras del diablo.

1 Juan 5:4-5
Pues todo hijo de Dios vence a este mundo de maldad, y logramos esa victoria por medio de nuestra fe. ¿Y quién puede ganar esta batalla contra el mundo? Únicamente los que creen que Jesús es el Hijo de Dios.

Tu amigo,
Randy O. Morrison.