¿Problemas con tu cónyuge o pareja? Estudio científico recomienda una excelente ayuda: Orar

El efecto positivo de la oración se midió tanto en estudiantes de pregrado -en su mayoría blancos en relaciones exclusivas-, como en parejas afroamericanas que han estado casadas durante muchos años.

¿La oración afecta a nuestras relaciones? Frank Fincham, destacado académico e investigador del State University’s Family Institute de Florida (USA), junto a varios colaboradores, ha realizado una serie de estudios sobre cómo la oración puede afectar a las parejas de novios. Fincham quería saber si la oración que incluye una petición a Dios por la pareja podría tener efectos objetivamente medibles. Después de numerosos estudios realizados durante décadas y publicados en revistas como Psychological Science, la respuesta es: sí.

Orar diariamente por tu pareja se ha relacionado con numerosos resultados positivos: aumento de la satisfacción en las relaciones, mayor confianza, cooperación, perdón y compromiso conyugal. Muchos de estos beneficios se aplican tanto a quien ora como a la persona por la que se ora.

Por supuesto, la oración puede realizarse de muchas formas y los investigadores analizaron aquellas oraciones que incorporaban una petición específica por la persona amada. El foco de la fe entonces estaba sobre el esposo-a; pidiendo el amor de Dios, el bienestar y las bendiciones para él-ella.

El efecto positivo de la oración se midió tanto en estudiantes de pregrado -en su mayoría blancos en relaciones exclusivas-, como en parejas afroamericanas que han estado casadas durante muchos años. Buscando precisión en sus hallazgos, los investigadores asignaron aleatoriamente a sus participantes en los grupos de tratamiento y control. Las diferencias entre los dos grupos pudieron ser atribuidas a los efectos de la oración centrada en la pareja más que a otros factores. Los otros grupos de control participaron en otras actividades que teóricamente podrían mejorar las relaciones, tales como la oración centrada en uno mismo, los libros de autoayuda, los programas de enriquecimiento matrimonial y las interacciones sociales positivas con el compañero. En comparación con estos grupos de control, aquellos que oraron por sus parejas siempre vieron un mayor impacto positivo en su relación.

Además de estos ensayos controlados aleatoriamente, Fincham y sus colaboradores añadieron otra característica para fortalecer sus hallazgos. Las investigaciones de las ciencias sociales a menudo se basan en el auto-informe, donde los participantes responden a las encuestas después de participar en una actividad. Pero los participantes podrían equivocarse o no responder sinceramente. Buscando controlar estos factores, Fincham incluyó a terceros -observadores- que analizaron el comportamiento de los participantes antes y después de las pruebas. Los observadores informaron que quienes oraban regularmente por sus cónyuges experimentaron mejores resultados.

Fuente: Portaluz.org
Share on Google Plus

About Gospel News Venezuela

    Blogger Comment
    Facebook Comment