TITULARES

Jesús de Nazaret se apareció en Venezuela en los años 70

El icónico actor británico, Robert Powell que interpretó a Jesucristo en la película Jesús de Nazaret en los años 70, aún es recordado en Semana Santa como la imagen de Jesús en casas, iglesias, centros de oraciones de miles de lugares alrededor del mundo.

El reconocido actor, recuerda una anécdota al estar caminando por las calles de Venezuela: “Una vez estaba en Venezuela grabando una serie italiana (después del boom de Jesús de Nazaret), era Semana Santa. Resulta que cuando entramos a una iglesia que había por allí se me acercó un señor y me dice sonriendo: -Es curioso, entré en esta iglesia porque la imagen que tenemos detrás del altar y veneramos es precisamente usted-“, dijo Powell para el Canal 5 de Reino Unido.

Los ojos cristalinos azules de Jesús de Nazaret que nos llenan de paz en la pantalla chica son un clásico de las transmisiones en la televisión para Navidad y Semana Santa, imagen inmortalizada por el actor británico, comenzó a hacerse realidad en los años 70, cuando el director Franco Zeffirelli quería realizar un audiovisual de Jesucristo y proyectarlo en las salas de cine, pero terminó por ser una miniserie de TV pues el director notó que duraba seis horas y media.

Aunque la trama y la forma de retratar la Pasión de Cristo conmovió al público de 1977, sin la participación de Robert Powell, el actor que interpretó a Jesús en la miniserie, no hubiera tenido el impacto que hasta ahora ha tenido. Tras el estreno de la película, el actor británico se convirtió en el blanco de fotografías, autógrafos y hasta pedidos de milagros.

Y es que a más de 40 años de su estreno, el rostro de Powell aún es considerado en occidente como la imagen que tenía Jesucristo cuando sufrió su crucifixión. Todo esto por la imagen que proyectaba en aquel momento, un hombre con barba larga, ojos verdes aunque en la película se proyectaban como azules, cabello largo y una serenidad que te erizaba la piel, según cuenta la BBC.

“Creo que esa película tuvo un impacto tan profundo en la cultura debido a que supimos alcanzar a todas las audiencias y a que no fuimos tan específicos en nuestra aproximación a Jesús”, dijo el actor al canal History Channel.

Powel sufrió trastornos luego de la película

Sin embargo, no todo fue fama y éxito en ese periodo de oro. Powell se vio en la necesidad de acudir a un tratamiento psiquiátrico para quitarse la idea de que él era el redentor. Durante años su rostro fue glorificado y en las calles donde caminaba le pedían cumpliera milagros. Aunque los medios revelaron el desorden psicológico, él nunca confirmó o negó los hechos.

Lo cierto es que cuando Powell regresó a la actuación decidió borrar la idea de que era Jesús, por lo que no volvió a utilizar el cabello largo o con barba en ninguno de sus proyectos.

Su habilidad para la actuación lo llevó a otros papeles relevantes como Richard Hannay en la película Los 39 pasos, de 1978, o un protagónico en el film Harlequin en 1980 con el que ganó el premio a mejor actor en el festival de Venecia.

Hoy en día aparece con menos frecuencia; pero su voz se escucha en las voces de créditos, publicidad, así como narrador de los programas de televisión. También ha narrado muchos audio libros, entre ellos una versión abreviada de Los 39 escalones, varios libros de Alan Garner, y varias novelas abreviadas de The Talking Classics Collection (colección Los clásicos hablan). 

Powell también ha prestado su voz a las obras musicales, como el disco La Rime Ancient Mariner, o la ópera rock de 2002 El mastín de los Baskerville, donde desempeñó el papel de John Watson. También hizo la narración de un disco de Rick Wakeman llamado El coste de la vida.

A principios de 2006 apareció regularmente de nuevo en las series de televisión. El 9 de febrero de 2008 trabajó como narrador de Pedro y el lobo (de Prokofiev) con la Orquesta Filarmónica de Huddersfield y en el 2013 fue el narrador de la Serie "La Biblia", realizada por History Chanel.