TITULARES

"Afán en la Vida" por Pr. Arnold Enns

“No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho” Filipenses 4:6

Frecuentemente he pensado que una de las razones porque algunas personas no quieren saber nada de los Cristianos es porque no somos suficientemente alegres! Tenemos demasiado afán tratando de vivir una vida agradable a Dios por nuestras propias fuerzas. Algunos hasta viven amargados y enfermos.

Un estudio realizado acerca de las preocupaciones en la vida muestra que el 40% de nuestras preocupaciones nunca suceden. El 20% son por lo que otras personas dirán o pensarán de mí. Tan solo 8% de nuestras preocupaciones son por cosas realmente válidas. Quiero compartir contigo cuatro verdades sencillas y profundas en como cambiar esta situación.

No te preocupes por nada: Mas fácil dicho que, hecho, ¿correcto? Sin embargo, preocuparse es asumir algo que Dios nunca quiso que yo asuma, y encima nos roba el gozo. Jesus dijo en Mateo 6:34 “No se preocupen por lo que pasará mañana”. De modo que el primer paso es soltar lo que no puedo solucionar.

Ora por todo: Pablo dice en Filipenses 4:6 “Oren por todo”. Cuando oramos le contamos a Dios todos los detalles de nuestras necesidades. Algunas personas dicen que no tienen tiempo para orar, pero si tienen todo el tiempo del mundo para preocuparse.

Controla tus pensamientos: El estrés y las preocupaciones no están en el exterior están dentro de ti. Depende de cómo tu actúas frente a las dificultades de la vida. Tener Gozo en la vida es pensar en las cosas positivas, que son correctas. En Filipenses 1.8 dice que pensemos en todo lo que es “verdadero, justo y bueno”. En otras palabras, no permitir que pensamientos negativos que nos roban el gozo tomen prioridad en mi mente.

Agradece a Dios por todas las cosas: El pasaje dice “denle gracias por todo”. Personas que no son agradecidas, que andan quejándose continuamente, tiene más problemas físicos y emocionales que personas que son agradecidas. Si quieres liberarte del estrés en tu vida comienza a dar gracias por todo.

Preocuparse no es saludable

El cuerpo no está hecho para preocuparse; es antinatural. Cuando te preocupas, tienes úlceras, dolores de cabeza, e insomnio. Las plantas y los animales no se preocupan y nosotros tampoco deberíamos hacerlo.

Cada vez que empiezas a preocuparte, estás tratando de controlar algo que no deberías estar tratando de controlar en primer lugar. Por ello es inútil preocuparse porque esto nunca logra o resuelve algo. La preocupación solo nos hace miserables en el día de hoy.

La preocupación exagera tus problemas, hace parecer tus colinas como si fuesen montañas. Solo hace que los problemas parezcan más y más grandes. Por ello cada vez que te preocupas pon todas tus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque El cuida de ti.

Señor Jesus hoy vengo delante de ti para confesar que he estado preocupándome por cosas que no debería preocuparme. Hoy vengo a decir que tú eres mi pastor y nada me faltara. Te entrego todas mis ansiedades y preocupaciones en tus manos porque sé que tu cuidaras de mi hoy y en el futuro.