TITULARES

Cristianofobia: Un gigante silencioso del que hay que cuidarse

La Cristianofobia es un gigante silencioso que solapadamente ha ido creciendo a nivel mundial, apañado por la supuesta libertad religiosa y la defensa de los derechos humanos. Bajo esta premisa, los cristianos siguen siendo víctimas de delitos de odio y la intolerancia religiosa sigue aumentando, al defender una "libertad" que está en contra de principios y hasta de los derechos fundamentales como el derecho a la vida.

En el Informe publicado por el Observatorio sobre Intolerancia y Discriminación contra los cristianos en Europa (Observatory on Intolerance and Discrimination against Christians in Europe): más de 325 incidentes fueron documentados en 2018, en el que se ilustran las hostilidades que los cristianos experimentan en su vida cotidiana: desde la interferencia con la libertad religiosa, los derechos de los padres, la libertad de expresión y conciencia, hasta los ataques físicos y el vandalismo de las iglesias.

En 2018, el Observatorio documentó un aumento en el número de iglesias y símbolos cristianos que fueron vandalizados, profanados y quemados, en comparación con años anteriores.

El Observatorio manifestó que ha visto como arruinan financiéramente negocios dirigidos por cristianos, predicadores arrestados, cristianos obligados a elegir entre sus valores morales y sus profesiones, grupos de estudiantes y oradores silenciados en los campus, solicitudes de asilo de refugiados cristianos negadas arbitrariamente y derechos de los padres pisoteados, por lo que los derechos fundamentales no tienen sentido si no pueden ser ejercidos libremente por todos.

El hecho de que la religión cristiana sea la más atacada indica claramente que los cristianos son discriminados e incluso a veces son atacados físicamente de forma violenta, y sus iglesias sufren vandalismo y profanaciones continuamente. Así lo demuestra el informe de ataques a la libertad religiosa, donde se puede ver que el número de templos atacados crece continuamente desde el 2014.

Ser cristiano puede ser motivo de burla

Diferentes medios de comunicación, bajo la premisa de la "Libertad de Expresión", hacen mofa de mandatarios y gobernantes que expresan su fe en Cristo, tal es el caso de los presidentes de Brasil, Bolivia, El Salvador y EE.UU, entre otros, que  se han unido públicamente a las campañas de oración lideradas por la iglesia cristiana y han sido duramente cuestionados, hasta el punto de ser víctimas de la nueva cristianofobia mediática.

En el caso de Brasil, el presidente Jair Bolsonaro, quién ha participado públicamente de la Marcha Para Jesús y otras actividades convocadas por la iglesia Cristiana, ha sido criticado duramente por su fe en Cristo y ha tenido que soportar hasta la burla de líderes de izquierda y la mofa de medios de comunicación que simplemente por no compartir su fe, lo cuestionan y critican a su libre antojo.

El pasado 5 de abril de 2020, el presidente Bolsonaro convocó a un día nacional de ayuno, para clamar por su nación. "Muchas gracias a todos los que tienen fe y creen. Domingo es el día de ayuno", manifestó el mandatario en un vídeo que se hizo viral, en el cual estaba acompañado de más de 30 líderes cristianos, como adoradores y pastores que invitaban al pueblo de Brasil a orar, ayunar, clamar y pedir a Dios por el cese del Covid-19.

Luego de este ayuno, el Presidente brasileño y su esposa Michelle Bolsonaro, celebraron la Pascua en línea, por videoconferencia, evento que fue televisado y repercutió en duras críticas por orar y llevar un mensaje de esperanza en este duro momento que atraviesa la humanidad.

En Gran Bretaña se llama por su nombre: Cristianofobia

El ex-ministro Británico Jeremy Hunt fue uno de los primeros en llamar "cristianofobia" a la persecución de cristianos en el mundo, informando sobre un estudio difundido en el Reino Unido. "El informe recomienda que pida a mis funcionarios que califiquen este abuso y creo que deberíamos hacerlo llamándolo claramente cristianofobia", afirmó en junio del año pasado.

El citado estudio propone además que el Reino Unido solicite una resolución a la ONU que urja a todos los Gobiernos en Oriente Medio y el norte de África a proteger a los cristianos y otras minorías religiosas. "También se debería considerar imponer sanciones a los perpetradores de abusos graves de derechos humanos contra minorías religiosas, incluida la cristiana, así como destinar un fondo para ayudar a los cristianos perseguidos", marcando un importante precedente en la lucha por los derechos de los cristianos en el mundo.

En Iberoamérica seguiremos levantando nuestra voz en defensa de nuestra libertad religiosa, en defensa de nuestra fe y de los derechos humanos fundamentales como el derecho a la vida, a la libertad de expresión, además del libre transito, entendiendo que ser Cristiano no es un delito y defender la vida y los Valores Cristianos nunca estará pasado de moda.