TITULARES

Curas y pastores podrán entrar a las cárceles a llevar asistencia espiritual


Ya es ley un proyecto del senador (y pastor) Héctor Bonarrico por el cual se autoriza a los ministros pertenecientes a instituciones religiosas reconocidas e inscritas en el Registro Nacional de Cultos de la Nación a acceder a las unidades carcelarias para brindar asistencia espiritual a quienes se encuentren privados de la libertad.

Para que tal medida sea posible, la iniciativa agrega un párrafo segundo al artículo 1 de la Ley 8.173, que ya establecía tal autorización para ingresar a efectores de Salud Públicos o Privados.

En diálogo con Fm Vos (94.5), el legislador Bonarrico, que además es pastor, sostuvo que “se da un servicio especial al que está privado de la libertad o los enfermos, en hospitales y cárceles no nos permitían entrar fuera del horario de las visitas; no era lógico porque ese horario era el que pasan con sus familiares y amigos”.

Afirmó que la aprobación le llevó 1 año y meses y ahora se va reglamentar. “Los sacerdotes a veces lograban para fuera del horario de visita pero no así los pastores, con esta ley ahora van a poder ir todos los religiosos”.

De esta forma, dicha normativa establece autorizar “a los ministros pertenecientes a instituciones religiosas reconocidas e inscritas en el Registro Nacional de Cultos de la Nación y que acrediten tal condición, a acceder a los efectores de salud públicos o privados, estatales o no, para brindar asistencia espiritual a las personas que deseen recibirla. Asimismo, igual autorización y con las mismas características establecidas en el párrafo precedente, se extenderá al Sistema Penitenciario Provincial en sus distintas modalidades”.

En los fundamentos de la Ley se indica que “la religión no solo actúa como una expiación de la culpa, sino que también es un elemento que hace tolerar la privación de la libertad, genera un cambio y resociabilización frente a la familia” y que “el discurso religioso habilita nuevas formas de ser, de pensar y de habitar en la cárcel”.