TITULARES

Se permite la reapertura de las iglesias y cultos religiosos en Bogotá y México



A partir del pasado martes 22 de septiembre, se autorizó la apertura de los centros religiosos para realizar sus reuniones en Bogotá, respetando todos los protocolos de bioseguridad establecidos en la resolución 1120 de 2020 del Ministerio de Salud.

La decisión se toma, teniendo en cuenta el comportamiento favorable de los indicadores de contagio y la ocupación más baja de UCI que se ha presentado en Bogotá, en los últimos meses.

Las entidades religiosas que deseen reabrir sus puertas deben adoptar los protocolos de bioseguridad a los ritos propios de su tradición y/o creencia religiosa, sin desconocer algunas de estas medidas:

1. Capacitar a todo el personal que tendrá responsabilidades durante las celebraciones religiosas en las medidas de bioseguridad e identificación de signos y síntomas de gripa y de Covid 19

2. Desinfectar todas las instalaciones en donde se adelantará el culto religioso antes de permitir el ingreso de los feligreses y permitir la desinfección de manos y calzado al ingreso.

3. Demarcar los puntos de ubicación de la silletería en zigzag, tanto en el piso como en las bancas o sillas, y respetar el distanciamiento de 2 metros entre persona y persona. Los feligreses deben permanecer sentados durante la ceremonia. 

4. Garantizar la ventilación de los lugares de culto, manteniendo puertas y ventanas abiertas. 

5. Disponer de un dispositivo de medición de temperatura para medirla a cada persona que ingresa al recinto. No se permitirá el ingreso de personas que tengan fiebre mayor o igual a 38 grados centígrados o tos.

6. Utilizar permanentemente el tapabocas durante todas las etapas de la celebración cubriendo nariz y boca.

7. Permanecer en el mismo lugar desde el inicio hasta finalizar la reunión.

8. No saludar de mano, ni dar besos ni abrazos.

9. El uso de guantes será de carácter obligatorio para quienes abren las puertas y orientan a los fieles para que se ubiquen en los lugares señalados.

10. Cada entidad religiosa deberá comunicarle a sus feligreses los horarios y días en que se llevarán a cabo las reuniones, así como recordar las medidas de seguridad para poder asistir. 

“Gracias al comportamiento de autocuidado y autocontrol que tienen la mayoría de los ciudadanos, el ritmo de contagio nos permite reabrir más a Bogotá, siendo conscientes que tendremos nuevamente un segundo pico en el mes de noviembre, que tal como está dispuesto con el modelo epidemiológico de la ciudad no representará un desborde de la capacidad hospitalaria” indicó Luis Ernesto Gómez, Secretario de Gobierno 

Desde la administración distrital se hace un llamado general al respeto y la garantía de la libertad religiosa y de cultos, tanto de personas como de iglesias, confesiones y denominaciones, y se insiste en la importancia de actuar con responsabilidad individual y colectiva y acatar las medidas necesarias de autocuidado, durante este período transitorio de la Nueva Realidad para evitar el contagio del COVID-19 en Bogotá.

Este lunes, pastores y representantes de diversos templos evangélicos, se dieron cita en la Dirección de Gobernación y Asuntos Religiosos, para ser notificados de que ya podrán reanudar sus actividades, pero apegados a los lineamientos que marca la nueva normalidad.

Luis Alberto Simbrón Bastián, explicó que los asistentes no deberán ser mayores al 20 por ciento de la capacidad de los recintos, deberán guardar sana distancia, usar de forma obligatoria el cubrebocas, aplicarse gel antibacterial y realizar la medición de la temperatura.

Son más de 300 los templos que podrán volver a funcionar, mismos que se encuentran distribuidos en colonias y comunidades de este municipio. Se advirtió que en caso de que algún miembro de dicha comunidad presente síntomas de COVID-19, las instalaciones del templo nuevamente serán cerradas y será puesto en cuarentena.

El funcionario adelantó que los pastores deberán tomar un curso denominado “Manejo de COVID”, el cual les brindará las herramientas y conocimientos para cuidar a los creyentes que acuden a sus templos para realizar sus cultos, evitando así que haya más contagios de Sars-Cov-2.